Puedes ser el mejor médico de tu especialidad en toda América Latina pero si tu sitio web no funciona o se ve mal, es muy probable que tus posibles pacientes se decidan por no visitar su consulta. Vivimos en un mundo digital y sin importar el sector de actividad, un sitio web que no funciona correctamente o se ve mal tiene efectos contra producientes. Es probable que sus pacientes te visiten una o dos veces al año, pero se preocupan por su salud todos los días. Al tener un sitio web que funciona bien les permite encontrar fácilmente la información que buscan cuando no están contigo, ofrece una buena y constante comunicación. Aquí compartimos algunos tips para mejorar la experiencia de los usuarios de tu sitio.Tipografía legible Tener un sitio web que contiene información útil es una herramienta maravillosa para tu práctica. Pero, si es difícil de leer, es muy incomodo para tus pacientes pasar tiempo leyendo lo que quieres compartir. Al momento de diseñar tu sitio, acuérdate de usar un tipo de letra que sea agradable y facilite la lectura. Puedes inspirarse en las tipografías de los sitios basados en la lectura como los periódicos o los blogs que tienen importancia en tu país. Call to action Cuando un paciente visita tu sitio, debes hacer lo posible para mantenerlo atento e invitarlo a navegar en tu sitio. Al tener botones de “call to action” que invitan a saber más sobre tu consulta o tus servicios, el paciente aprende a conocerte más. Además debes asegurarse que las pestañas de navegación sean fáciles de usar y que estén ordenadas correctamente. También no olvides que todos los enlaces deben de llevar a algún contenido del sitio. Es muy frustrante querer leer un artículo y descubrir que no se puede acceder. Amigable con todos los dispositivos En 2018, todos consumimos información en distintas pantallas, computadoras, tabletas, celulares… Es importante tener un sitio que se adapte a cada tipo de pantalla para que nuestros pacientes puedan acceder fácilmente a la información que están buscando. ¿Cuál fue tu resentir la última vez que tuviste que jugar con el zoom de su pantalla para poder leer una página que no se veía bien en tu dispositivo? Esto ayudará con la funcionalidad, tiempos de carga y la optimización para los motores de búsqueda (SEO). Contenido atractivo Si todavía no tienes un sitio web, puedes empezar a escribir un blog. Proporciona a tus pacientes información sobre temas que los puedan interesar. Esto les dará más razones para volver a tu sitio o blog. No olvides mantenerte alejado de cualquier terminología médica complicada; en su lugar, usa un lenguaje que sea fácil de entender para la persona promedio. La forma más adecuada de empezar con una página web y de usar internet para generar un flujo constante de nuevos pacientes, es inscribirte a nuestro curso totalmente dedicado a la enseñanza del marketing digital para médicos especialistas. Puedes inscribirte aquí: saber más del curso online